La Tapa, el fast food español

519

Si buscamos un plato identitario español, seguro saldrán muchos, pero de los primeros será sin duda la Tapa. Esa suerte de fast food español, aunque sin ser representante de lo que es la comida rápida.

Las encuentras en muchos sitios, casi en cada esquina, ya sea en restaurantes o bares; tanto como su plato principal como si es como acompañante de una ronda de cervezas, o para la hora del aperitivo. Y según la región en la que estés las mencionarán de forma distinta. En el País Vasco son los Pinchos, en muchas otras partes le dicen Picoteo, pero sin duda su título oficial es rotundo: Tapa.

El origen

Hay varias historias que relatan el origen de la tapa, en concreto son dos y en ambas hay un rey de por medio. Se cuenta que fue Alfonso X “El Sabio”, quien decretó que se acompañara el vino con algo de comida para evitar que el alcohol subiera rápidamente y así reducir el número de ebrios en la calle.

La otra pone como protagonista a Alfonso XIII. Que al pedir una copa de Jerez, se la sirvieron con una loncha de jamón como tapa para evitar que se estropease con la arena que el viento portaba en ese momento. Al monarca le gustó tanto que pidió otra ronda, con la misma «tapa». El resto de la corte que iba con él, al ver lo bien recibida que era por su rey pidieron lo mismo.

Ambas historias presentan orígenes similares, pero sí comparten que el embutido se colocaba sobre la boca del vaso haciendo de «tapa». Y de ahí el nombre del tan popular plato español.

La cultura del tapeo

La tapa española es un plato que son muchos platos a la vez, como surtido de degustación de la tradición gastronómica. Has de saber antes de nada que la tapa es un acompañante a una copa de vino (y en los últimos tiempos también de la cerveza o el vermut) que los bares entregan a sus clientes a la hora de servirles su consumición.

Hay varias cosas a tener en cuenta sobre la tapa. Una de ellas es que su tradición no es igual en todo el país, hay zonas en las que es muy común y, literalmente, puedes comer tan solo consumiendo bebida; dado que no te la cobran. Sin embargo, en otras regiones la tapa es un plato opcional y con un cargo aparte en la cuenta.

En ciertos lugares tienen el detalle que en la siguiente consumición la tapa que acompañará a tu bebida no será la misma. Otra bondad es que en cada bar tiene su propia carta de tapas y no tienen por qué coincidir con las de otros bares. Así pues tienes ante ti un plato muy tradicional, variado y sobretodo barato. Qué mejor excusa que recorrer tu ciudad trazando rutas de tapeo. O si no es posible, considéralo para la próxima ciudad del país que vayas a visitar.

Vámonos a tapear

Tapas hay en todas partes, pero no en todas partes son siempre de interés gastronómico. En zonas del sur como en Andalucía, en donde son muy ricos en productos de la tierra y cría de ganado autóctono, la tradición del tapeo está muy arraigada. Así que si pasas por Sevilla, aparte de maravillarte de sus calles y su gente, pararse a tomar unas cañas y tapear es toda una experiencia. En el centro del país, como en las dos Castillas o en la capital, Madrid, al ser zonas tan castizas tienen una fuerte costumbre por el aperitivo; el cual siempre se presta para el picoteo.

El giro de tuerca se lo lleva el País Vasco, como mencioné con anterioridad a sus tapas se las conocen como pinchos. Y son una representación de sus costumbres, y su fama de buen comer. Así que tras pasear por Bilbao, y encandilarse con sus edificios, vegetación y habitantes. La mejor recompensa para recuperar energías y terminar de enamorarse de la ciudad es con unos buenos y sustanciales pinchos.

En Barcelona puedes perderte en el mundo de la tapa con bastante facilidad. Si quieres tapear con el aperitivo perderse por Gràcia, o el Poble Sec, es la mejor opción ya que están llenos de vermuterías de toda la vida con un buen surtido de tapas. Si quieres tapas para cualquier momento puedes probar en La Esquinica, un clásico en el barrio de Horta. Y si quieres apostar por los pinchos (aunque no como los vascos) ve directo a la calle Blai, en Poble Sec, donde la oferta es tan amplia que no sabrás cual escoger. Sugerencia: prueba los de La Esquinita de Blai.

La tapa en la actualidad

Además, hoy en día la Tapa no sólo se reduce a la cultura gastronomía nacional (aceitunas, frutos secos, tortilla de patatas, guisos caseros,…) sino que ha evolucionado hasta el punto de convertirse en todo un repertorio de fusiones entre la tradición culinaria española y las influencias de cientos de recetas tanto asiáticas como latinoamericanas. Lo cual deja atrás su anquilosada imagen tradicionalista para convertirse en una pasarela de experimentación gastronómica, en donde el límite lo pone la imaginación de cada chef y su público.

Si aún no le has dado su oportunidad deberías hacerlo, seguro no te arrepentirás; descubrirás cómo se hará un hueco en tu estómago (y corazoncito) de aquí en adelante. Nos vemos en las terrazas.

Si no tienes mood para tapas, puede que te interese conocer cuales son los mejores tacos de Barcelona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Somos Cultura Gastronómica❤️by Bitácora Carnívora © Copyright 2020. All rights reserved.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies